Una escenografía de 80.000 botellas de plástico.

Imprimir